• Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina.

Av Libertad 3151

(0223) 476 - 1246

Leandro N. Alem 3770

(0223) 451 - 1889

Comparar listados

Cómo trabajar desde casa eficientemente.

Cómo trabajar desde casa eficientemente.

Para muchos de nosotros, acostumbrados a levantarnos temprano para ir a la oficina y cumplir horario, el hecho de trabajar desde casa es algo completamente nuevo. A esto se le suma que, debido a la cuarentena, no somos los únicos en la casa. Los más peques también están adaptándose a estar en casa, con su energía y sus ganas de jugar (o de no aburrirse) que nos pueden distraer un poco. La heladera cerca, la tele de fondo, el celu cerca… todos atentan contra nuestra concentración. Por eso, te dejamos algunas claves que a nosotros nos sirvieron mucho a la hora de mantenernos productivos, positivos y creativos. 

Encontrá (o creá) tu espacio de trabajo ideal

No, la cama no es ese lugar (tampoco el sillón). Es importante dedicarle un espacio de la casa a nuestra “oficina” no solo para contribuir a nuestra productividad sino también para que, cuando otros miembros de la casa nos ven allí, saben que estamos concentrados en temas laborales. Además, nos permite centralizar todo lo que tenga que ver con trabajo en un área de la casa para que, a la hora de terminar el día o tomarnos un descanso, poder desconectarnos realmente. 

Si ya tenés un escritorio en la casa, genial. Si no, elegí un lugar apartado con luz natural, lejos de la tele.

Establecé una rutina (y seguila al pie de la letra)

Aunque no parezca gran noticia, a muchos nos pasa que como estamos en casa y no tenemos que correr para dejar a los chicos en la escuela antes llegar a la oficina, nos relajamos un poquito de más. Inclusive la ansiedad del contexto mundial puede que altere nuestro sueño y afecte nuestra jornada. 

Adaptá la rutina que tenías antes, a tu nuevo espacio de trabajo. Ponete el despertador como todos los días, ducharte, vestite como si fueses a salir y desayuná. Eso te va a poner en sintonía con el nuevo día que comienza, y va a separar en tu cabeza la hora de trabajar, de la de hacer maratón de Netflix. 

Ponete horarios de trabajo (y de descanso)

Al estar todo el día en casa, es necesario organizarse bien con los horarios para evitar llegar a la noche sin saber cómo fue que se nos pasó todo el día. En estos momentos, la app del calendario en nuestro teléfono nos puede ser de mucha ayuda. 

Por la mañana (o el día anterior) escribí las cosas que tenés que hacer en el día y designales a cada una un lapso de tiempo en el calendario. Eso va a forzar a tu cerebro a concentrarse en una determinada tarea por cierto tiempo antes de pasar a la siguiente. Anotá también tus descansos, la hora del almuerzo y, fundamentalmente, la hora de terminar de trabajar. Eso te va a permitir no saturarte, tomar conciencia de cómo aprovechás tu día y tener un buen balance de vida personal/laboral.

Frená para almorzar (no, una ensalada en el escritorio no cuenta)

Permitite descansar para almorzar y disfrutar ese momento para compartir con tu familia o con uno mismo. Cuando estamos en la oficina, probablemente no volvamos a casa a almorzar con nuestros seres queridos. Aprovechá este momento para conectar. Cocinen juntos, planifiquen juegos para más tarde, aprendan algo nuevo en equipo.

Por el contrario, si vivis sol@,  aprovechá ese momento para desconectarte. Escuchá un podcast, un audiolibro o, mejor aún, léete la última Revista Central online!

No te olvides de “volver a casa”

Cuando uno trabaja desde casa puede darte la falsa impresión de que si la jornada “se estira” una hora más, vamos a poder adelantar algo para mañana, o que te vas a olvidar esa idea genial que se te ocurrió, o la excusa que se te ocurra hasta que de pronto ves la hora y son las 22:30. 

Apagá los equipos. Si mirás Netflix en la misma compu que trabajás, cerrá todas las pestañas referidas al trabajo. Si te comunicás con tu equipo de trabajo vía whatsapp, silenciá el grupo (tranqui, nadie manda whatsapp si es urgente, hay gente que todavía sabe cómo usar la función de “Llamar”).

Agregá algo a tu rutina que le avise a tu cerebro que ya terminó el horario de oficina. Pegate una ducha, corré por el parque, jugá con tu mascota, poné tu música favorita… Lo que sea que te funcione para hacerle saber a tu cabeza que a partir de ahi, ese tiempo es para vos y para disfrutar tu casa. 

Puede parecer mucho de repente, cambiar toda una rutina por el simple hecho de trabajar desde casa. Nuestra idea es ayudarte a trabajar más eficientemente para que tengas más tiempo para disfrutar tu casa como te comentamos en el artículo anterior y creemos que con estos pequeños cambios te vas a adaptar más rápido de lo que creés.

Artículos Relacionados

Cursá GRATIS en las universidades más prestigiosas del mundo desde tu casa

Estar tanto tiempo en casa puede hacer que nuestra cabeza ronde siempre alrededor de los mismos...

sigue leyendo

#DisfrutaTuCasa en esta cuarentena

La pandemia del COVID-19 ha llevado a muchos gobiernos a tener que pedirle a su población a que se...

sigue leyendo

¿Qué mirar de una unidad para saber si se revalorizará?

Comprar una propiedad no es una decisión que una persona toma de un día para el otro. Como en...

sigue leyendo

Dejá un comentario

Abrir chat