Pintar habitaciones pequeñas

Habitualmente, toda casa tiene un dormitorio que nos parece demasiado pequeño y probamos sacando muebles, quitando cortinas, reemplazando lámparas grandes por otras más chicas pero ni aún así logramos generar sensación de amplitud. Sin embargo, es posible recurrir a trucos visuales para cumplir con nuestro objetivo. Todo depende de tomar en cuenta algunos consejos a la hora de pintar y elegir los colores apropiados.

Elegí colores claros, especialmente el blanco: Un dormitorio pequeño debe ser luminoso y una buena forma de lograrlo es con el uso de los colores suaves y del blanco. Todos estos tonos ayudan a la luminosidad y permiten que los espacios se vean más despejados y menos agobiantes. 
Algunas opciones para crear el efecto de amplitud son los colores beige como Intricate Ivory o el Crisp Linen de la paleta de Sherwin Williams. Este tipo de tonos pasteles ayudan a agrandar las habitaciones porque reflejan la luz y dan claridad. Asimismo, hacen ver los dormitorios más acogedores y cálidos. 
Para magnificar los espacios, utilizá parte del mobiliario y elementos de decoración del mismo color que las paredes, así como cortinas livianas y blancas o de tonos neutros suaves.
Los colores azules y verdes pueden ser una buena elección: Los colores fríos pueden hacer que un espacio se perciba un poco más amplio de lo que realmente es. No necesariamente hay que pintar todas las paredes iguales, ni tampoco utilizar variantes muy oscuras. Lo mejor es decantarse por las tonalidades medias y suaves como el verde Sea Salt utilizado en la fotografía de la habitación matrimonial que acompaña este artículo. Este color es uno de los aliados a la hora de generar lejanía entre los objetos y aumentar las proporciones reales del dormitorio. 
Por otra parte, la gama de los azules como el Byte Blue es ideal para transmitir amplitud y tranquilidad. Además, estos colores combinan perfectamente con el blanco, creando espacios frescos y luminosos.
Alejate de los grandes contrastes: Un ambiente pequeño puede lucir amplio si se unifica el color, pintando todas las paredes iguales; incluso el techo puede ir en el mismo tono. Si el resultado te parece un poco aburrido, destacá una pared en un color de la misma gama un poco más oscuro.
Los colores neutros son siempre recomendados: Los neutros son bienvenidos siempre en ambientes pequeños. Un color neutro crea un clima relajado y armoniza con casi cualquier otro, por lo que podés pintar las paredes de arena Popular Gray, o probar con un gris suave como el Repose Gray que está presente en la fotografía del cuarto infantil.
Consejos y tips sencillos para pintar habitaciones pequeñas, que logran generar esa buscada sensación de amplitud para disfrutar al máximo de los distintos ambientes del hogar.

Fuente: http://www.espacioyconfort.com.ar/decoracion/pintar-habitaciones-pequenas-4.html

Volver al listado de noticias