La solidaridad, ahora con forma de café

A una semana de haber desembarcado el proyecto solidario "Un café pendiente" en la ciudad, ya se adhirieron 30 establecimientos gastronómicos a la propuesta. Y los organizadores esperan seguir sumando más adeptos.

La idea es que todas las personas en situación de calle o pobreza puedan acceder a "tomar algo calentito, sobre todo ahora que llega el invierno", explicó ante LA CAPITAL Sabrina Aguilera, una de las promotoras del proyecto en Mar del Plata.

La ilusión se apoderó de ella y de sus cuatro amigas que motorizan el proyecto porque "a una semana de haber abierto el Facebook, ya se sumaron 30 locales y esperamos que sean muchos más", detalló. Es que la espontaneidad y participación de los comerciantes logró superar, en menos tiempo, al proyecto que funciona en Buenos Aires, donde está desde hace dos meses y cuenta con 20 comercios adheridos.

El sistema consiste en que un cliente deja pago un café -a mitad de precio del que consumió- para que otra persona que no pueda pagar por el mismo pueda disfrutar del mismo. La difusión, porque las personas en situación de calle no utilizan las redes sociales, se realiza "boca a boca" y a través de distintas instituciones como Red Solidaria, el Hogar Nazaret y La Noche de la Caridad.

"Apuntamos -explicó Sabrina- a que la gente en situación de calle se vaya enterando, se lo vamos comunicando y confiamos que con el tiempo se forme un circuito".

Asimismo señaló que la iniciativa es "solidaria y anónima, está basada en la confianza, tanto por parte del comerciante como del cliente que ayuda". Así las cosas, al lado de la caja registradora se coloca una urna para que en su interior se colocan los vales del "café pendiente".

De esta manera, la persona en situación de calle o pobreza podrá acercarse y preguntar si hay café y degustarlo. "Es libre la propuesta -dijo Sabrina- por lo que el café se podrá tomar en el local o podrán llevárselo".

Incluso muchos comerciantes también idearon "juntar todos los pendientes que tengan y acercarlos a los puntos de reunión de la gente, ya sea algún hogar o alguna de las acciones de los grupos solidarios", completó. Algunos comercios, en nombre de esa libertad de acción, le agregan un sandwich o una factura.

La propuesta solidaria también contó con voluntarios que "se sumaron espontáneamente, gente que lo vio en la red social y preguntaba cómo ayudar. Cada uno aporta su granito de arena porque sabemos que ésta no es la solución de fondo, pero es una semilla que demuestra que es posible ayudar a otro desde una acción mínima", señaló Sabrina.

La iniciativa se originó en un relato del poeta italiano Tonino Guerra, a partir del cual comenzó a desplegarse esta campaña solidaria por Italia hasta llegar a Buenos Aires, La Plata, Rosario y otras ciudades del país. Ahora también funciona en Mar del Plata.

En cuanto a la participación ciudadana, Sabrina agradeció "la colaboración de todos. Mar del Plata es una ciudad muy solidaria, eso ya quedó demostrado en muchas oportunidades" y consideró que "todos podemos aportar nuestro granito de arena, incluso hay gente que quiere ayudar y no sabe cómo. Acá les alcanzamos una alternativa".

Asimismo, destacó la importancia de "la difusión, porque algunas personas pensaban que era una campaña de marketing o que queríamos hacerle publicidad a los locales, pero sólo se trata de ayudar. Somos un grupo de voluntades individuales que estamos trabajando en común por una acción mínima".

Los interesados en recabar más información pueden chequear en Facebook "Café pendiente en Mar del Plata" o escribir a cafependiente@hotmail.com

 

Fuente: Diario La Capital.- 

Volver al listado de noticias