La casa más cara del mundo saldrá 500 millones de dólares

“Digamos que eres un tipo soltero superrico que acaba de vender su empresa”, dijo Nile Niami. “Recién te mudas a Los Ángeles y no conoces a nadie, así que contratas a alguien para llenar tu casa con juerguistas. Quieres que todos sepan quién eres, pero no quieres hablar con nadie. Así que vas y te sientas en tu habitación VIP”.

El tour que guiaba Niami había comenzado en un club nocturno que tendrá varios bares y techos LED que proyectarán imágenes de nubes en movimiento. Más allá de las paredes de vidrio de piso a techo hay una piscina y una vista panorámica de Los Ángeles.

La casa está entrando en su quinto año de desarrollo. Cuando quede terminada esta primavera boreal, será una de las viviendas privadas más grandes en Estados Unidos —de 9.300 metros cuadrados—, con un precio de venta de 500 millones de dólares. También se anunciará como la más cara.

La propiedad tiene 20 habitaciones. Siete de ellas están en un edificio separado para el personal. La habitación más grande es la suite principal de 510 metros cuadrados. Tendrá su propia oficina, piscina y cocina.

La casa cuenta con un salón de belleza de tamaño comercial y una estancia con paredes y techos hechos de acuarios de medusas. Al preguntarle por qué, Niami se encogió de hombros, con una expresión ligeramente desconcertada ante el interrogante. “Porque es cool”, afirmó.

Como mínimo, señaló, hay cuatro piscinas, incluyendo la del club nocturno y la de la suite principal. Pero según otro conteo, dijo, hay siete, entre ellas un foso de borde infinito que rodea la propiedad.

El precio de lista es casi cinco veces el precio de la residencia más cara vendida en la historia en Los Ángeles —un empate entre la Mansión Playboy, que se vendió en el 2016, y una casa vendida en 100 millones de dólares el año pasado. La venta más cara de una vivienda hasta la fecha en Estados Unidos es una propiedad de 137 millones de dólares en Nueva York, en los Hamptons en Long Island, y se cree que 300 millones de dólares es el precio del domicilio más costoso que se ha vendido en el mundo.

52897b74-668f-4fef-bbd0-6e8d6e929dea.jpg

Nile Niami, aficionado del yoga, incluyó una sala de yoga caliente en la casa que construye para sí mismo. (Jake Michaels para The New York Times)

En el siglo XIX, familias como los Astor y los Vanderbilt pasaron años diseñando fincas para impresionar a aristócratas europeos. Ahora son desarrolladores como Niami, ex productor de películas de bajo presupuesto, quienes construyen las viviendas, diseñadas para impresionar a multimillonarios internacionales que son potenciales compradores.

Paul McClean, el arquitecto de la casa, que también diseñó la residencia por la que Jay-Z y Beyoncé pagaron 88 millones de dólares el año pasado, dijo que sería tanto una atracción de entretenimiento como una casa. Es muy similar a cómo funcionaban las mansiones de la Época Dorada.

Pero mientras que las mansiones de esa época eran construidas como legados familiares para ser heredados a generaciones futuras o donadas a universidades, estas inmensidades de vidrio y mármol ultramodernos y centradas en la tecnología están diseñadas para vivir en el momento. Cada una representa la apuesta de un desarrollador de que un multimillonario que busca gratificación instantánea está dispuesto a pagar más por ella de lo que casi nadie más ha pagado nunca por una residencia personal.

En 2012, Niami pagó 28 millones de dólares por el terreno en la cumbre de una colina, que incluía una casa vacía de 930 metros cuadrados que, comentó, estaba en pésimas condiciones. Se rehusó a decir cuánto estaba gastando en la construcción.

The One (La Incomparable), como la bautizó, oficialmente entrará al mercado cuando quede terminada a mediados de este año. Muchos coinciden en que es poco probable que Niami reciba el precio que pide. Menos de tres docenas de viviendas a nivel mundial se han vendido en más de 100 millones de dólares en la última década, indica un reporte de Christie’s International Real Estate.

Pero esto podría ser la cúspide de la competencia por el podio de las casas enormes en Los Ángeles. Una ventaja, para Niami por lo menos, es que es probable que nadie más pueda volver a construir una residencia de este tamaño. En una reacción a las residencias y construcciones gigantescas, Los Ángeles aprobó un reglamento contra la edificación de mansiones, limitando los tamaños de las casas en muchos barrios.

Niami construyó más de 30 casas en Los Ángeles. Calle arriba en Sunset Strip, los albañiles dieron los toques finales a una vivienda de 1.300 metros cuadrados que Niami construye para sí mismo. Tiene una escultura de oro del esqueleto de una jirafa de 7,30 metros hecha a la medida y una piscina de 400 mil dólares con fondo de lámina de acrílico. “Toda esta casa se trata del exceso”, declaró.

Fuente: https://www.clarin.com/new-york-times-international-weekly/?url=/clarin/story/content/view/full/81612& 

Volver al listado de noticias