Evalúan hacer obligatoria la separación de los residuos

La experiencia de la separación de residuos en origen que desde hace casi un año protagonizan los vecinos de Mar del Plata y de Batán podría ser regulada a través de una nueva ordenanza en la que serían establecidas algunas pautas de carácter obligatorio.

De momento, respetar o no las consignas de colocar los residuos en bolsas distintas según sus características para luego depositarlas en la vía pública en días diferentes, depende únicamente de la buena voluntad y del compromiso de la gente.

Pero en el corto plazo podrían ser establecidas una serie de disposiciones que, en el caso de no ser respetadas, podrían generar la imposición de multas a los vecinos.

Según pudo saber LA CAPITAL, el Departamento Ejecutivo ya está trabajando en la elaboración de un proyecto de ordenanza que dentro de algunas semanas sería presentado ante el Concejo Deliberante.

Básicamente, mediante esta iniciativa se propondría crear un marco regulatorio para el programa de separación de residuos en origen, el cual fue implementado el 14 de mayo del año pasado.

A partir de ese día, la comuna convocó a los vecinos a que, de manera voluntaria, separaran la basura recuperable -vidrio, metal, madera y cartón- colocándola en bolsas verdes, las cuales deben ser depositadas en la vía pública en distintos días de la semana, en diferentes zonas del Partido.

"Lo que se hizo hasta ahora debe ser interpretado como una prueba piloto destinada a generar un hábito y a crear conciencia", le comentaron a LA CAPITAL fuentes del Ejecutivo, que adelantaron la decisión de dar un nuevo paso para consolidar la implementación de esta experiencia.

"Ahora se propondrá que el Concejo sancione una ordenanza mediante la cual se regule qué tipo de basura es la que debe ser depositada en las bolsas verdes" para otorgarle así al programa un carácter obligatorio y profundizar su implementación.

La nueva norma no modificaría sustancialmente los criterios utilizados hasta ahora, sino que simplemente apuntará "a reforzar una costumbre que poco a poco fue arraigándose entre las familias", se explicó.

La comuna espera que partir de la existencia de disposiciones que obliguen a los vecinos a cumplir con las consignas de la separación, los resultados de esta experiencia mejoren contribuyendo a optimizar el funcionamiento de la planta de reciclado así como del nuevo predio de disposición final.

Las autoridades municipales consideran que a pesar de que no todos cumplen a rajatabla con las premisas del programa, los resultados obtenidos hasta ahora "son positivos".

Los últimos datos que la comuna difundió sobre el cumplimiento de la separación domiciliaria fueron presentados en el mes de diciembre. En esa fecha, se informó que gracias al aporte de los vecinos se había logrado recuperar un total de 703.504 kilos de basura, entre papel, vidrio, plástico, metal y textil, que fueron comercializados por la cooperativa de recicladores Cura. En aquel momento se hizo saber que fueron recuperados 254.800 kilos de papel, 170.480 kilos de plástico y 38.496 kilos de metal.

  

Fuente: Diario La Capital.-

Volver al listado de noticias