El "nuevo turista" tiene un perfil "dinámico y flexible"

El turista argentino desarrolló en los últimos años un nuevo perfil, caracterizado por ser dinámico, flexible y participativo, que aprovecha los cambios en el calendario de la actividad para hacer escapadas cortas y variadas. Un especialista en la materia, Ricardo Esper, ex miembro del Grupo Mundial de Expertos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), dijo que "hay un nuevo turista que viaja por el país, que tiene determinadas características, un perfil más dinámico, flexible y participativo".

En busca de escapadas cortas, los argentinos aprovechan los fines de semana largos para romper con su rutina y visitar destinos del país cada vez más diversos: rutas gastronómicas, del vino, fiestas locales y religiosas, entre otras opciones, todas válidas a la hora de sumar nuevas experiencias.

Este director de la Maestría en Economía y Desarrollo del Turismo de la Universidad Nacional de San Martín, que dirige la consultora Esterpise Investigación, afirmó que "el fenómeno de fragmentar las vacaciones viajando menos tiempo pero con mayor regularidad, no es estrictamente de Argentina, sino que sigue una tendencia internacional que se generó en Europa".

El cambio estructural en el comportamiento del turista tiene que ver con un mapa turístico que se ha extendido y diversificado a lo largo del territorio nacional, sumado a la incorporación de las nuevas tecnologías a la vida cotidiana del visitante.

Hoy, las personas buscan nuevos escapes, más cortos, pero con mayor frecuencia, sumado a la voluntad de conocer nuevos destinos y nuevas formas de viajar.

Apoyado por los cambios en los estilos de vida, la mayor presión cotidiana y el estrés en vida laboral, hizo que las vacaciones de una vez al año no fueran suficientes.

Esper explicó que "el turista busca no sólo romper con su rutina y descansar, sino también la experiencia, aprender algo de la cultura local, deja de ser un sujeto pasivo para convertirse en uno activo".

"Quien viaja busca involucrarse con lo local, sus tradiciones, aprender modos de vida, costumbres, que le permitan salir de su propio esquema diario y cotidiano, para adentrarse en otra realidad".

En este contexto, las cuestiones locales toman una fuerte impronta, ya que la diferenciación de destinos y generar productos diferentes y diversos es de suma importancia en un mercado tan competitivo como lo es el turístico.

De esta manera, el turismo gastronómico, el del vino, el ecoturismo, el turismo religioso, el local, el turismo rural, entre muchos otros, se constituyen como segmentos específicos y toman en nuestro país cada vez mayor preponderancia.

"Argentina se caracteriza por tener una gran diversificación de destinos, la oferta se ha multiplicado y el turismo se ha expandido territorialmente en el país" expresó Esper.

Amplio espectro de variedades

"El turismo del vino y las rutas gastronómicas son tendencias que marcan improntas fuertes en sectores productivos, además de las fiestas populares y tradicionales, y las semanas gastronómicas con actividades específicas relacionadas con la gastronomía local, en las que uno puede acceder a platos típicos a precios razonables" detalló.

La modalidad del turismo rural y el ecoturismo, que consta de visitas a las estancias y establecimientos rurales para experimentar la producción local, ganó peso en el país, y se ve estimulado por la cantidad de fines de semana largos.

No obstante, el ex funcionario de la ONU aclaró que viajar en estas fechas es un hábito general, una costumbre muy arraigada e histórica, se trata de una pauta cultural incorporada desde hace mucho tiempo, que se extendió en estos últimos años.

Esper resaltó los cambios generados en el mapa turístico y la forma en que los destinos se diversificaron en los últimos tiempos y detalló que hoy hay más infraestructura y los destinos tuvieron la capacidad de adaptarse a las nuevas demandas, ampliando su oferta.

Hablar de destino natural o cultural -apuntó- es una generalidad, la realidad es que hoy cada vez es todo más ecléctico y variado, porque los destinos naturales ofrecen otro tipo de visitas.

De tal modo, los que antes eran destinos estacionarios, hoy renovaron su oferta y se expandieron, como es el caso de ciudades balnearias que ahora incluyen ofertas culturales como museos vinculados con las costumbres locales y que son factores que consolidan la tendencia al turista que busca estos productos.

Por último, agregó que "las fiestas populares y religiosas que convocan mucha cantidad de gente en muchos destinos, ayudan a aumentar la demanda y desestacionalizar un poco la concentración de los turistas".

 

FUENTE: DIARIO LA CAPITAL. 

 

Volver al listado de noticias