ArteBA: calidad y muchas ventas en una muestra sorprendente.

Profecía cumplida: crisis es oportunidad. La edición 22a. de arteBA , que cerró sus puertas anoche en La Rural de Palermo, repitió la hazaña de una década atrás, cuando en una debacle económica sin precedente se concretó la mejor de las ferias.

Varios fantasmas y algunas certezas hacían pensar en una muestra de vacas flacas, pero los galeristas lograron elevar el listón de las ventas hasta alturas impensadas al cumplir con la ecuación perfecta: buenas obras a un precio justo.

Y así fue. Antes de que la feria abriera sus puertas, el día del cóctel inaugural de Citi para sus clientes VIP, comenzó la seguidilla de compras, para sorpresa de los conocedores del circuito , que saben que la decisión llega siempre en la recta final.

Al ritmo de una "sinfonía en blue light", teniendo como parámetro un dólar paralelo más amigable, las ventas se fijaron en pesos y confirmaron el excelente momento que vive el arte argentino contemporáneo con la producción de artistas reconocidos internacionalmente, cuya cotización aún está muy por debajo de los artistas brasileños, por ejemplo. Pinturas, instalaciones, acuarelas y fotografías fueron una tentación para días de incertidumbre.

"Hola arte, chau pesos", pareció ser la consigna de los compradores decididos a llevarse a casa ese cuadro con el que soñaron o que les despertó un amor a primera vista.

En formatos y estéticas muy diversas, pero con un fuerte acento en la pintura, el público saludó con compras una nueva edición de arteBA, la feria de arte contemporáneo que convirtió a Buenos Aires en centro neurálgico del coleccionismo regional y continental.

El entusiasmo se repartió por igual en obras herméticas de carácter conceptual y en la pintura de caballete, como el registro minucioso del paisaje de Max Gómez Canle, ganador del proyecto Flora, de Colombia, instituido por el curador José Roca con apoyo de la coleccionista Erica Roberts y de la feria Pinta de Nueva York. Max es un artista de 40 años que ha recuperado la disciplina medieval de largas horas de taller y que encontró inspiración en la abstracción exquisita de Bobby Aizenberg.

Confirmado el siempre vigente entusiasmo que despierta Ramona Montiel , la chica de los suburbios encandilada con las luces de la ciudad eternizada en los grabados de Antonio Berni, y que con Juanito Laguna conforma el imaginario de quien fue el más grande artista argentino del siglo XX. Los gofrados del maestro rosarino fueron objeto de deseo de coleccionistas argentinos y norteamericanos por partida doble.

Y no es casual . El Museo de Bellas Artes de Houston (MFAH) montará en noviembre la mayor retrospectiva de Berni, que será también un homenaje al empresario y coleccionista Eduardo Grüneisen, gran benefactor de la institución tejana y de sus programas curatoriales.

Es larga la lista de artistas elegidos por este inédito frenesí comprador protagonizado por los coleccionistas de siempre, por nuevos compradores y por los coleccionistas extranjeros invitados por la Fundación arteBA, que disfrutaron de Buenos Aires y de sus museos en días de sol casi primaveral. Los consagrados Gachi Hasper, Mónica Girón, Pablo Reinoso, Juan José Cambre y Jacques Bedel; el joven de meteórica carrera Matías Duville; un personalísimo intérprete de la naturaleza como Andrés Paredes, y el renovado Ignacio Valdez (favorito de Juliana Awada) estaban en la lista de compras de los visitantes de arteBA.

Ayer por la tarde Daniel Scioli, en compañía de Jorge Telerman, recorrió los mismos stands por los que 24 horas antes Alfonso Prat-Gay, muy interesado en el universo del arte como integrante del consejo asesor de la Colección Fortabat, definía sus compras.

El rango de mayores ventas se concretó en obras que van de los 10 a los 50.000 pesos, pero no les tembló el pulso a quienes cruzaron ese límite para llevarse a casa piezas excepcionales de Hlito, Stupía, Xul Solar y Noé.

Fue una feria con menos galerías, de pasillos amplios y espacios generosos para la pausa, que contó con el factor dinamizador de las compras institucionales. La campana de largada sonó una semana atrás, cuando Chandon compró para la Colección Moët Hennesy tres obras de Alfredo Londahibere, un referente del Centro Cultural Rojas, que en este caso trabajó con acuarelas brillantes sobre el fondo sepia de grabados antiguos.

Esa combinación de una nueva impronta en odres viejos resultó ideal para Ramiro Otaño, CEO de Chandon, impulsor también de la burbujeante y bella instalación de Leo Battistelli para el Espacio Chandon, uno de los hits de esta edición.

La elección más esperada fue la del curador colombiano José Roca, que compraba para la Tate Modern de Londres. La decisión, celebrada de manera unánime, recayó en una pieza histórica de Marta Minujin en la galería Henrique Faría. Es la documentación original y única del Partenón de los Libros, la obra que celebró la vuelta de la democracia y con ella la libertad para leer sin condicionamientos.

Otra sorpresa fue la venta a un coleccionista argentino de Cárcel, una instalación de Eduardo Basualdo (29) que integraba el núcleo central de U-Turn de Mercedes-Benz, curado por la iraní norteamericana Abaseh Mirvali. No hay dos sin tres, dice el refrán, y así fue cómo se vendieron las tres obras de Tomás Saraceno, argentino radicado en Berlín, invitado a la 52» Bienal de Venecia por Robert Storr.

Para su programa Impulsarte, La Rural compró una obra de Hernán Paganini, autor del site specific exhibido en el espacio de Red Galería, de Santiago Bengolea.

En línea con la visión federal que arteBA quiere fortalecer a través del programa Matching Funds, Telefé compró para el Museo Rawson de San Juan un óleo de Alfredo Hlito exhibido en la galería Teresa Anchorena. Finalmente, la nota de color la dio Diego Roa con sus retratos pop pintados a mano alzada, que Tomás Fox se cansó de vender en la galería Fiebre del Barrio Joven.

Con esta exitosa edición, Facundo Gómez Minujin y Alejandro Corres terminan su gestión como presidente y vicepresidente de la Fundación arteBA. Toman la posta Alec Oxenford y Luis Incera, que ya están pensando en 2014..

Volver al listado de noticias